martes, junio 27, 2006

Redescrubiendo Bola de Drac gracias a la Ultimate Edition


Ya tenía la primera edición (aquellos cómics con grapa de 24 páginas) y la edición en volúmenes rojos de 48 páginas de Bola de Drac Z. Además, los últimos capítulos del cómic y la serie de animación Dragon Ball GT me hicieron huir de la serie. Y aunque no renegaba de mi pasado (longevo, muy longevo) de fan de Bola de Drac hacía tiempo que no volvía al redil. Alguna vez había pensado en hacerme con la colección de DVD que ha ido apareciendo en kioscos durante estos años, pero el precio, el tiempo y algo que me decía que esa época ya me había pasado hacían que lo dejara pasar. Además, con la excepción de Monster, hacía tiempo que no leía manga. Entonces, se comenzó a anunciar una Edición definitiva, con páginas a color y en bonitos tomos con sentido de lectura oriental. Pensé: no me engancharán, es más de lo mismo. Luego me enteré de la oferta de lanzamiento y me compré el primer tomo. Ya era demasiado tarde, a unas páginas a color realmente preciosas se sumaba un formato exquisito con un gran número de páginas (más de 200). No, no podía volver a caer en la tentación. Pero no pude resistirlo, empecé a leer y con las primeras páginas ya estaba enganchado de nuevo. Al acabar el tomo ya era consciente de porque me había gustado tanto en su época y de que el señor Toriyama es un genio, un auténtico genio. Ahora, no podré dejar de coleccionarla y de devorar los tomos. Cuidado: Bola de Drac/Dragon Ball es altamente adictivo así que si te topas con un tomo enganchado a un cartón en tu kiosco con un precio ridículo de dos euros estás avisado.