miércoles, febrero 01, 2006


Chris Claremont: ¿El retorno del rey?

Hace un par de meses pensaba en la posibilidad de escribir un post elogiando el trabajo de Claremont en la Patrulla-X. La verdad es que en su tercera llegada a la serie el trabajo de Claremont me sorprendió gratamente por la calidad de esos números. Después de su etapa en X-treme X-Men, donde apuntaba una cierta mejoría (serie que tenía muchas cosas buenas pero también se me hizo algo pesada) a sus anteriores trabajos, Claremont volvía a la serie que elevó a superventas. La colección parecía volver a su época de máxima esplendor con un desarrollo de personajes perfecto y donde volvíamos a encontrar a la Patrulla-X en aquellas situaciones que la convirtió en una serie mágica (por ejemplo, el partido de béisbol con el que inaugura su etapa). Los personajes volvían a interactuar como antaño y se preparaba el terreno para varios líos amorosos entre ellos. Además, volvían personajes y enemigos del pasado (Capitán Britania, la Furia, el Club Fuego Infernal,…). Todo ello acompañado de los exquisitos dibujos de Alan Davis. Pero el dibujante inglés comenzó a faltar a su cita mensual, y la calidad de las historias parecía bajar, lo que me hizo pensar que quizás el buen sabor de boca que me dejaron los primeros números se debía en gran parte a Alan Davis. La serie mantenía un buen nivel pero no alcanzaba las expectativas depositadas en ella. En los números donde se produce el retorno de Davis (número 1 del volumen 3 de la Patrulla-X) la situación no mejora demasiado y se producen una serie de situaciones algo “extrañas”. Me refiero, por ejemplo, a la escena donde Rondador Nocturno y Rachel hacen un simulacro de una película de Errol Flynn en la Sala del Peligro. Otra escena un poco delirante se produce cuando Tormenta los interrumpe mientras se están dando su primer beso y Rachel piensa para sí misma que se ha perdido el “momento” y que Rondador se ha quedado pensando (¿?????) en el vals que bailó con Ororo varios números atrás. En general, es posible que estas situaciones me parecieran estupendas en los cómics de los años 80 pero tal como las presenta Claremont ahora parecen un poco horteras. Parece que el autor intenta repetir una y otra vez los trucos que le dieron la fama sin actualizarlos al presente. Hay que decir que la serie es bastante mejor que X-treme X-Men (que no estaba mal) y es uno de los mejores trabajos de Claremont desde hace años pero que no impide que sientas un cierto alivio al saber que va a ser sustituido por Ed Brubaker.

2 comentarios:

zeke dijo...

Sin entrar en polemicas a mi me gusta esta nueva etapa de "el padre de los x-men" y es que solo con ver a Davis dibujar a rondador nocturno bueno que es un gustazo.
Extreme x-men junto a Larroca muy muy bien.

Davike dijo...

Tranquilo, no entras en polémica alguna sólo es una opinión. Si tengo que decir la verdad, creo que es la mejor etapa de Uncanny X-Men que se ha visto en años. Pero sólo quería apuntar que después de los primeros números de esta etapa, que eran realmente perfectos, sí que hay algunos detalles excesivamente "cursis". Debo reconocer que estos detalles eran los que antes hacían de la Patrulla-X una de mis series preferidas pero que ahora me dan un poco de "repelús" no sé si por cómo los presenta Claremont ahora o porque mis gustos han cambiado con los años. Pero sigue siendo una muy buena serie y con Alan Davis a los dibujos el nivel se eleva.